• -

La ‘Cuarta Revolución Industrial’ será ideal para los abogados

Categoría : Sin categoría

Fuente: https://www.businessinsider.com/fourth-industrial-revolution-great-for-lawyers-2016-3

Durante los próximos veinte años, la economía mundial atravesará lo que el Foro Económico Mundial llama la “Cuarta Revolución Industrial”.
El FEM argumenta que la cuarta revolución industrial es más o menos una extensión de la tercera revolución, o la revolución digital.

Se “caracteriza por una fusión de tecnologías que está difuminando las líneas entre las esferas física, digital y biológica” y por el crecimiento de la robótica, la inteligencia artificial y la economía virtual.

A medida que esas líneas se vuelven borrosas, la cuestión de quién posee realmente qué se volverá más borroso también.

El economista de UBS Paul Donovan sugiere que el rol de la ley de propiedad intelectual se volverá más importante en el futuro. Como escribió en una nota a los clientes:

“La importancia del estado de derecho aumenta en la cuarta revolución industrial porque es probable que la economía sea más virtual, y es probable que el comercio se centre más en el comercio de propiedad intelectual que en el comercio de productos físicos. En esta situación la protección de la propiedad intelectual se vuelve cada vez más importante, ya que es aquí donde es probable que el valor recaiga en la cadena de suministro. Poder confiar en el estado de derecho para defender la propiedad intelectual es probable que estimule la innovación, porque el innovador tiene cierta certeza acerca de ser recompensado por sus esfuerzos. No hay nada nuevo en esto, salvo que el valor de la idea puede aumentar en relación con el valor del producto físico.

Tal vez más importante, la necesidad de una protección legal para alentar el comercio. Un exportador puede mostrarse reacio a vender código de computadora a un país donde existe una garantía limitada de que la propiedad de ese código de computadora estará protegida. La ausencia de protección legal puede ser una barrera para el comercio”.

Como el propio Donovan escribe, esto no es nada nuevo. En realidad, existe una teoría del crecimiento económico que sostiene que parte del éxito de la primera Revolución Industrial se puede atribuir al hecho de que finalmente se respetaron seriamente los derechos de propiedad intelectual: cuando las personas finalmente pudieron confiar en el imperio de la ley para defender la propiedad intelectual al principio de la Revolución Industrial, se animaron más a innovar, ya que ahora tenían cierta certeza de que se les recompensaría por sus esfuerzos.

En comparación, antes de eso, los tipos inteligentes como Arquímedes y Leonardo da Vinci probablemente innovaron por amor al conocimiento. (Y porque podían permitirse el lujo de hacerlo).

Por supuesto, también ha habido críticas del sistema de patentes. El historiador económico de Northwestern University, Joel Mokyr, argumentó que el dinero no era el único motivador de la innovación y que algunas personas podrían haber estado motivadas por el “honor”, el altruismo y el amor general por resolver problemas difíciles.

Mientras tanto, otros sugieren que hubo demasiados factores involucrados en la Revolución Industrial para destacar el sistema de patentes como una de las principales causas de innovación.